●· Dreams with my Prince ·●

Buenas, fanátic@ de Prince of tennis! Esperamos tu participación en este foro que recién comienza... Oh, espera, ¿aún no sabes de qué va? Nah~ no te preocupes, te explico un poco del tema...

De seguro conoces un Fan Fic, ¿cierto? *ve aprovación por parte de la lectora* Bien, entonces no te costará comprender de qué trata este lugar...

El foro fue creado por una persona que adora escribir y leer las historiias de sus amigas, pero siempre pensó que no valía la pena tener tantas asombrosas historiias de Prince of Tennis desparramadas por todas partes de internet, así que se le ocurrió la loca idea de juntarlas todas en un sólo lugar. Así que, podríamos decir que:

Imaginación + lápiz y papel + tus personajes favoritos de Prince Of Tenis = ¡Este lugar!

Así que, si adoras escribir o quisieras aprender, y además amas este grandioso animé, ¿qué esperas? Regístrate y únete a este maravilloso foro que te estará esperando con los brazos abiertos Very Happy

PD: Necesitas estar registrada para ver todo el contenido de esta página <P
●· Dreams with my Prince ·●

Foro creado sólo para FanGirl's de Prince of Tennis.

Compañeros

Photobucket

Últimos temas

» Hitman
Dom Oct 07, 2012 10:21 pm por Kath Law

» Maid Coffee
Lun Jul 16, 2012 7:48 am por Kira Hatake

» 100 palabras para ti
Mar Abr 10, 2012 10:40 pm por Amaya

» SDD 1: Inicio de una nueva vida
Lun Abr 09, 2012 11:56 am por Kath Law

» Solo déjate llevar
Sáb Mar 10, 2012 3:32 pm por Kira Hatake

» Caballero Negro
Sáb Mar 03, 2012 3:18 pm por Kira Hatake

» Prepa...contiii
Sáb Feb 25, 2012 3:48 pm por Kira Hatake

» Vuelo 278
Vie Feb 17, 2012 2:30 pm por Kath Law

» Parallel World
Lun Feb 13, 2012 5:21 pm por Hiitomi Echizen

Enero 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
 123456
78910111213
14151617181920
21222324252627
28293031   

Calendario Calendario


    Capítulo 7

    Comparte
    avatar
    Kira Hatake
    Subcapitán
    Subcapitán


    Hoja de personaje
    Nombre Personaje: Kira Hatake
    Grado: Tercero
    Escuela: Seigaku

    Capítulo 7

    Mensaje por Kira Hatake el Sáb Jul 30, 2011 5:59 pm

    Holitaaaaaaaaaaaaaaaaaaaaa
    Siento mucho, mucho haber tardado tanto en publicar la conti, pero es no tenía inspiración para escribir. Pero por fin he conseguido sacar algo.
    Espero que les guste la conti.
    Ahí va:



    Capítulo 7


    Momoshiro estaba a punto de desembarcar, a pesar de que no le gustaba nada tener que dejar compañeros suyos en Lorian, pero la situación se estaba poniendo de lo más fea. Parte de la ciudad estaba ardiendo por culpa de los bombardeos de los barcos, y no muy lejos de allí se sentía la desesperación de la población que huía hacia algún lugar para proteger su seguridad, algo que parecía realmente imposible.

    - Momo ¿Qué es lo que está pasando?- preguntó Eiji apareciendo por una de las puertas del barco- He escuchado ruido.

    - No lo sé, parece que están atacando a la ciudad- contestó Takeshi.

    - ¿Crees que se tratan de ellos otra vez?- Kikumaru sonaba preocupado mientras se sujetaba el costado dañado.

    - Estoy seguro de que son los “Piratas de las Tinieblas”, son los únicos que actúan así y provocan toda ésta destrucción por nada, solo por diversión- dijo el moreno dándose la vuelta para mirarlo- Debemos irnos antes de que la situación empeore.

    - ¿Y Gris? Y ¿La “Víbora”? ¿Los vamos a dejar aquí?- preguntó Eiji angustiado.

    - No hay otra opción, Ootori me lo ordenó- el chico de ojos violetas iba a soltar la cuerda que los unía a la tierra- Nos volveremos a encontrar en el puerto de Nagi, así lo hemos acordado.

    - Pero…

    - Pero no te preocupes Eiji, en otras ocasiones que nos hemos separado nos hemos vuelto a reencontrar en el puerto de Nagi- afirmó el dando ánimos a su compañero gatuno- Ya verás que nos encontraremos allí con Kaidoh y la capitana Gris.

    - No hará falta que no reencontremos allí- dijo Kaoru trepando por uno de los costados del barco.

    Con ayuda de alguien consiguió subir a la pelirroja que aún no había recuperado la consciencia. Después subieron Keigo, que miró con desagrado el barco como si no fuera digno para él, y Amaya acompañada por el tintineo metálico de sus pulseras.

    - Kaidoh ¿Cómo has escapado de la cárcel?- preguntó Eiji aproximándose a él

    - “Ellos” han bombardeado la cárcel, además del resto de la ciudad- explicó el muchacho tumbando a la pelirroja en el suelo- Me encontré con la capitana Gris y la capturaron, pero me pidió que los protegiéramos a ellos dos y que partiéramos de Lorian.

    Momoshiro corrió a quitar el ancla que los mantenía sujetos a la tierra, pero algo afilado le rozó el cuello provocando que retrocediera, soltando un pequeño aullido de dolor. Aquello que había rasguñado su piel estaba clavado en la barandilla del barco, era un pequeño cuchillo de la medida de un dedo índice de una mano humana. A Takeshi no le dio tiempo a voltearse a mirar quién era el que le había lanzado aquel proyectil, pues algo pesado y fuerte cayó encima de él, derribándolo al suelo.

    - Será mejor que te estés quieto, si no quieres resultar herido- amenazó alguien.

    El chico de los ojos violeta notó como algo rasposo rozaba sus muñecas, causando una sensación irritante en su piel tostada por el sol. Aquel asaltante le estaba atando las manos con una cuerda de tal manera que no pudiera defenderse de ninguna manera. Momoshiro impotente meneó su cuerpo, pero todo esfuerzo era inútil y lo único que conseguía era cansarse y que la cuerda que rodeaba sus muñecas lo dañara, provocándole un escozor insoportable. Ladeó su cabeza y vio que Eiji estaba arrodillado en el suelo mientras otro asaltante le agarraba de la cabellera y lo amenazaba con una navaja en el cuello.

    Al otro lado sintió el sonido sibilante de algo metálico entrando en contacto con otra cosa metálica. Giró de nuevo su cabeza en la otra dirección y vio que Kaoru intentaba defenderse de su atacante con el mismo cuchillo que le había rozado a él en el cuello. Pero aunque Kaidoh fuera más fuerte que aquel, su velocidad era mayor y con rapidez consiguió asestarle una patada en el vientre y otra en la pierna derecha, haciendo que éste cayera desplomado al suelo, jadeando de dolor. Keigo Atobe y Amaya apenas pusieron resistencia, se arrodillaron en el suelo mientras ella, en susurros, recitaba una serie de frases en un idioma desconocido, pero que parecían sonidos agudos, como un cántico.

    El chico que estaba sobre Momoshiro silbó y en poco menos de un minuto decenas de hombre subían por el extremo de del barco. Había uno de ellos que destacaba por la gracilidad y suavidad con la que se movía. Momoshiro fijó su mirada, sin duda era él, Syusuke Fuji.

    - Que suerte que no os hayáis marchado sin nosotros- dijo aquel agachándose al lado del chico de los ojos violeta- Porque si no hubiésemos tenido que perseguiros y habría sido una pérdida de tiempo.

    - ¿Por qué estáis haciendo esto?- preguntó Takeshi furioso- ¿Por qué nos seguís a todos los lugares a los que vamos?

    - Ya sabes que no lo puedo contar, pero he hecho un trato con tu capitana y os dejare con vida, pero tendréis que trabajar bajo mis órdenes- Syusuke no perdía aquella inquietante sonrisa.

    - ¿Dónde está la capitana Gris?- preguntó Eiji en un chillido, llenó de angustia.

    - Entenderéis que por motivos de seguridad la mantenga apartada de vosotros en mi barco- explicó el joven de ojos azulados.

    - Maldito bastardo- soltó Kaoru Kaidoh y sus palabras desprendían veneno.

    El capitán de los “Piratas de las Tinieblas” pasó por alto aquel comentario del moreno y se acercó con su paso tranquilo a Keigo Atobe, que aunque no estaba en posición ofensiva, con su cuerpo protegía a Amaya, ocultándola de los ojos de los otros piratas. Syusuke sonrió aún más con una mezcla entre diversión y perversión.

    - Me siento orgulloso de estar en frente del mismísimo Keigo Atobe- dijo Fuji- ¿Qué es lo que os ha llevado a subiros a éste barco?

    - No es asunto tuyo, yo no tengo que darte explicaciones- contestó aquel frío como el hielo.

    - Quizá si deberías darme explicaciones, pues ahora soy el dueño de éste barco- replicó Syusuke con amabilidad.

    - Eso no me importa, hice un trato inquebrantable con Annika Gris y no voy a decirte nada a menos que ella lo quiera- Keigo parecía orgulloso y enfadado, pero mantenía el tipo.

    - Que obstinado eres Atobe, pero conseguiré que me cuentes el trato que tenías con Gris- Y sin más se acercó al timón de la nave- Chicos haced la última señal para aquellos que continúan en Lorian. Es hora que nos vayamos, pronto llegaran las patrullas militares- informó a sus camaradas-. Y a estos llevadlos a los calabozos, ya veremos qué hacemos con ellos.

    ***

    Gris se despertó con un tremendo dolor en la cabeza, lo más seguro es que Fuji la hubiese dejado inconsciente para poder manejarla con más facilidad y así llevarla con él. Por el suave tambaleo de la estancia, intuyó que no estaba en la tierra sino que estaba en un barco en medio del mar.

    Aquella habitación no le recordaba a ninguna de las salas de su barco, era mucho más pequeña y más oscura, y en el ambiente había un extraño olor a húmedo mezclado con olor a sudor y madera pudriéndose. Intentó buscar una salida, pero lo único que encontró fue una pequeña ventana por la que entraban unos tenues rayos de luz. Sin duda no podría escapar por aquel lugar. Intentó ponerse en pie, notando cada una de sus extremidades adoloridas y agarrotadas. Cuando fue a dar un paso sintió que algo tintineaba con su movimiento. Bajó su mirada a sus pies y encontró que en su pie derecho había un grillete unido a una cadena enganchada en la pata de la cama. Emitió un pequeño grito frustrado y como pudo estiró al máximo su cuerpo hasta llegar al pomo de la puerta que la mantenía allí encerrada. Probó de todas la manera, pero no, no había manera de abrir aquella maldita puerta.

    Totalmente exhausta se dejó caer de nuevo en la cama y fue entonces cuando con el rasposo roce de las sabanas fue consciente de su desnudez. Su cuerpo tan solo estaba cubierto con un fino camisón blanco que le llegaba hasta la mitad de su muslo. Tan solo de pensar que alguien le había quitado sus ropas y le había puesto aquel camisón, sintió que un escalofrío le recorría toda la columna.

    - Debo marcharme de aquí lo antes posible y recuperar mi barco- susurró Gris para sí misma.

    Intentó estirar las cadenas que la mantenían sujeta en la cama, pero lo único que consiguió fue hacerse daño en la pierna. Se subió en el lecho y miró a través de la ventana, a unos cuantos metros estaba su navío. ¿Qué estaban haciendo? ¿Por qué Momoshiro no se había marchado?

    ***

    Aquella parte del barco era más fría que el resto de habitaciones del buque. Y es que hacía muchos años que “Los piratas del Cielo” no tenían prisioneros, a decir verdad, desde que Gris había tomado el mando del barco, no habían tenido cautivos. La puerta de los calabozos se abrió de golpe y Takashi Kawamura entró llevando colgada en su hombro izquierdo a una joven de cabello rubio. Sin pensárselo dos veces arrojó el cuerpo inconsciente de la muchacha contra el suelo. Cerró la puerta con llave desde fuera y sus pasos se perdieron por el barco con el sonido tranquilo que desprendían sus botas contra el suelo de madera. Eiji gateó hasta la chica, y con delicadez le dio la vuelta para ver su rostro magullado.

    - Kira- susurró aquel apretando el cuerpo de ella contra el suyo.

    Hatake estaba muy fría y pálida, y sus ropas estaban manchadas de sangre, pero parecían no ser suya. No tenía heridas mortales, a pesar de algunos cardenales en su cuello y en sus brazos.

    - ¿La conoces?- preguntó Momoshiro poniéndose al lado del pelirrojo.

    - Si, es Kira Hatake- dijo Eiji, apartándole un mechón de pelo del rostro de la muchacha- Me ayudó cuando en Lorian me atacaron, era una de las sirvientas de la familia Ryûsaki.

    - Me suena su cara- siseó Kaoru Kaidoh y a su lado estaba Hikaru que ahora tenía su cabeza vendada toscamente con un pedazo de tela de la camiseta de la “Víbora”- ¿La conocíamos de antes?

    - Claro que sí, no puedo creer que os hayáis olvidado de ella- se quejó Kikumaru indignado- Ella era la nieta del nuestro antiguo capitán. Antes de morir la dejó a cargo de otra familia.

    - No sabía que la había llevado con la familia Ryûsaki, pero seguro que lo hizo para que no viviera en el mundo de la piratería, para que fuera una chica normal con una vida normal- añadió Momoshiro, parecía haber recordado a Kira- Hace muchos años de eso, por lo menos hace diez años que se fue.

    La muchacha poco a poco fue abriendo los ojos y contempló todo lo que la rodeaba aún con la mirada un poco borrosa. Solo fue capaz de ver las siluetas distorsionadas de algunas personas a su alrededor. Fue tanta la confusión y el miedo que sintió Kira, que empezó a forcejear con aquel que la mantenía atrapada entre sus brazos.

    - No, Kira, estate quieta- dijo Eiji con tono tranquilizador agarrándola por las muñecas- Soy yo Eiji Kikumaru.

    - No creo que eso la tranquilice, después de todo eres un pirata- resaltó Keigo con burla, era la primera vez que hablaba desde que los habían encerrado en los calabozos.

    - Cállate, ella sabe que no le voy a hacer daño- se quejó Eiji consiguiendo que la muchacha desistiera en su forcejeo- Tranquilízate Kira.

    - ¿Dónde estoy? – preguntó la rubia dándose cuenta de que las lágrimas caían por su rostro sin poder contenerlas.

    - Estás encerrada en los calabozos de un barco- dijo Atobe con frialdad- Ahora eres un prisionera más de los “Piratas de las Tinieblas”, como todos los que estamos aquí.

    - ¿Qué es lo que ha ocurrido Kira? ¿Por qué estás manchada de sangre?

    - Estaba durmiendo en casa de los Ryûsaki cuando unos piratas entraron y lo destrozaron todo- dijo Hatake entre sollozos- Parecía que no encontraban lo que buscaban, entonces... yo estaba con Sakuno... y uno de ellos que se hacía llamar Syusuke dijo “mátala”- Las palabras salían sin control, como si quisiera soltarlas todas, para poder quitarse un enorme peso de encima- Pensaba que se refería a mí, pero la mataron a ella... mataron a Sakuno- Kira notó que lloraba con más ganas al recordar el cuerpo inmóvil de su amiga- Me dijo que me quería a mí, que me necesitaba, pero ¿por qué?

    - No lo sabemos, pero tratándose de Syusuke y sus compinches, seguro que no es nada bueno- susurró Momoshiro, parecía consternado y aturdido.

    ***

    Kuranosuke estaba en el cuartel general cuando empezaron a caer bombas del cielo. La gente estaba aterrorizada y acudían a las fuerzas militares en busca de una protección inexistente. Las familias que iban llegando hasta el lugar, decían entre gritos y sollozos, que se trataban de piratas y que estos lo estaban destruyendo todo.

    Salió a la calle y quedó horrorizado con lo que vio, casas destruidas o en llamas, gente herida en el suelo debatiéndose entre la vida o la muerte y gritos de batalla en la lejanía. Desplazó su mirada hacía la lejanía de la cuidad de Lorian, la casa de la familia Ryûsaki lucía siniestra envuelta en fuego. Kuranosuke cogió su espada y salió disparado hacía aquella casa, quizá aún estaba a tiempo para ayudar a sus amigas.

    Corrió tan rápido como se lo permitieron sus piernas, pero tuvo que detenerse a pelear con algunos piratas que habían aparecido en su camino. Su técnica con la espada no era tan buena como Shiraishi, pero su fuerza bruta y su velocidad resultaban feroces. Con más dificultad de la esperada, el muchacho llegó hasta la puerta abierta de la hacienda Ryûsaki con un corte sangrante que le recorría del codo hasta la muñeca del brazo derecho. Cuando entró, todo estaba destrozado y envuelto en fuego. Fue hasta el recibidor, parecía no quedar ni un alma en aquel lugar, había llegado demasiado tarde.

    Caminó y sus pies chocaron con un bulto del suelo. Se fijó mejor, intentando ver entre el humo negro que envolvía toda la casa y que provocaba que le escocieran los ojos. Era Sakuno... sin vida. Recogió su cuerpo inerte y lo llevó fuera de la casa, en el jardín floreado de detrás de la hacienda. Cuando salió al exterior respiró profundamente, intentado llenar sus pulmones de aire nuevo y fresco.

    Un gemido angustioso lo alertó de que había alguien allí cerca. Allí, apoyada contra un árbol, estaba Sumire Ryûsaki. Estaba herida, en su vientre había un corte por el que salía bastante sangre. Kuranosuke se acercó, dejando tumbada en el suelo a Sakuno y ayudando a Sumire a sostenerse en pie.

    - ¿Qué ha ocurrido?- preguntó el chico de pelo castaño grisáceo.

    - ¿No lo ves? Los piratas nos han atacado- dijo ella entre gemidos- He intentado proteger mi casa, pero no he podido hacer nada por impedirlo, han matado a mi nieta y se han llevado a Kira.

    - ¿A Kira? ¿Por qué a ella y no a Sakuno?- preguntó confuso- Si se hubiesen llevado Sakuno podrían haber pedido un rescate.

    - No les interesa el dinero, hay algo oscuro detrás de todo esto Shiraishi- replicó la mujer- No me queda mucho tiempo de vida.

    - No digas eso, ven conmigo, los médicos podrán curarte- aseguró el muchacho a pesar de que sabía que no era verdad.

    - No- negó Sumire dejándose caer al suelo y agarrando la mano de su nieta- Quiero quedarme con ella, antes de marcharme de este mundo, pero...- su voz era apenas un susurro- Shiraishi prométeme que encontraras a Kira sana y salva y que... mataras a aquellos que han hecho esto a Lorian y a... Sakuno.

    Kuranosuke vio como la mano de Ryûsaki caía sin vida al lado de su cuerpo. Las dos parecían tan débiles y vulnerables a sus ojos, que incluso parecía que estaban durmiendo un profundo sueño, del que sin duda no volverían a despertar. La furia y el odio no tardaron en hacerse presente, aquellos malditos piratas se habían llevado la vida de las únicas personas que eran como una familia para él. Ahora tan solo le quedaba Kira y a ésta se la habían arrebatado. Miró con ira el mar. Los piratas aún estaban allí, en sus barcos. Quizá si cogía un barco los podría seguir y vengar la muerte de aquellos a los que él quería.


    Bueno hasta aquí el capi.
    Espero que la próxima vez no tarde tanto en publicar.
    Ya saben, si hay alguna palabra o expresión que no entiendan, díganlo.
    Nos vemos
    Cuídense
    Adiositoooooooooooooooooooo


    _________________

    avatar
    Ayumi
    Admin
    Admin


    Hoja de personaje
    Nombre Personaje: Ayumi Shishido
    Grado: Primero
    Escuela: Seigaku

    Re: Capítulo 7

    Mensaje por Ayumi el Sáb Jul 30, 2011 10:41 pm

    Fuck ;w; ¡Kira, me harás llorar! Pobre Kuranosuke >< Se ha quedado solo, y ahora tiene más de una razón para odiar a los piratas >_<
    Además de que Kira ha visto cómo su amiga moría ;w; aunque Sakuno me caiga mal, da igual xD Aunque me pareció tan tierna la escena que tiene con Kikumaru en el calabozo (L) Pero a todo esto... ¿¡La nieta!? o__o!? MaiGosh! Eso no lo esperaba venir ><
    Pero debo admitir que me da gracia que Keigo y Amaya casi no intervengan en nada xD ¿Atobe Keigo dejándose intimidar? Fuck, me da risa é,e
    Y ehm, sería :3 Perdonada la demora porque está buena la historia ;D
    Ja ne!
    Y esperaré el siguiente Very Happy


    _________________


    avatar
    Hikaru
    Recoje Pelotas
    Recoje Pelotas

    Re: Capítulo 7

    Mensaje por Hikaru el Lun Ene 02, 2012 10:29 am

    Por Kami!!! O.O Mataron a Sakuno?!?!?!? OMG!!!! Pobrecita Kira como debe estar T-T que triste!!!!!
    Ese Fuji es un maldito!!! Pero para que querrán a Kira? que misterio!! Espero que lo puedas continuar, muero por saber como sigue esto >.<

    Contenido patrocinado

    Re: Capítulo 7

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom Ene 20, 2019 4:41 am